Directorio Marítimo
Buscar
opener
Por favor presione el icono lateral para accesar a las opciones de navegación close

Inspecciones

Los buques están sometidos a enormes esfuerzos durante toda su vida, zarandeados por vientos y tempestades, transportando cargas muy pesadas. Para estar seguros de que los buques mantienen la resistencia y estabilidad con la que fueron construidos, y como condición para recibir el certificado de las sociedades de clasificación, los buques deben superar inspecciones periódicas, a lo largo de toda su vida operativa, en las que se comprueba que su estructura está en las debidas condiciones. Un inspector, normalmente un marino o un ingeniero naval, lleva a cabo estas inspecciones visuales para verificar, comprobar e informar sobre las condiciones en que se encuentran la estructura, maquinaria, equipo de navegación y de comunicaciones, bodegas y equipo de manipulación de la carga. Una inspección normal de clasificación incluye un examen general, comprobaciones detalladas de una serie de puntos seleccionados y cierto número de medidas, pruebas y ensayos. Al terminar su construcción, una vez realizada, con resultados positivos, una inspección que demuestre que se ha construido con arreglo a las Reglas de la Sociedad de Clasificación, a cada buque se asigna un Certificado de Clase. Para mantenerse “en clase” (esto es, cubiertos por la certificación de una Sociedad de Clasificación) los buques, a partir de su entrega, deben superar un programa de inspecciones periódicas, organizadas en ciclos de 5 años y que consisten en inspecciones anuales, una inspección intermedia y una inspección de renovación de clase (cada 5 años), que puede durar varias semanas.