Directorio Marítimo
Buscar
opener
Por favor presione el icono lateral para accesar a las opciones de navegación close
open close

Agencias marítimas

Los propietarios y armadores de buques no pueden estar presentes en cada uno de los puertos en los que atracan sus buques o vigilar cada partida que deba embarcarse en los mismos, simplemente no tendrían tiempo suficiente si quieren llevar adecuadamente su empresa. Pero, como es lógico, tampoco quieren dejar de controlar la operación diaria de estos activos que valen millones de dólares. El término medio se consigue gracias a los agentes marítimos, una persona o empresa que lleva sus asuntos en el puerto bajo la dirección de un armador o fletador. Los encargos que reciben los consignatarios pueden ser muy variados y con frecuencia se especializan en un área del negocio marítimo y hay agentes de línea regular (o agentes de carga) y consignatarios (agentes de puerto), aunque se ocupan también como transitarios, transportistas por carretera y operadores logísticos. La experiencia de los consignatarios de línea les permite asesorar y manejar todo tipo de cargas (contenedores, carga general convencional, roro, etc.). Otras tareas que se les suelen encargar incluyen aprovisionar el buque, organizar relevos de tripulantes, mantenimiento y reparaciones, contratar los atraques y servicios portuarios, documentación de despacho y aduanas, etc.

open close

Consignatario

Cuando un buque hace escala en un puerto extranjero, el armador o fletador necesita asegurarse de que la visita se desarrollará según lo previsto. El consignatario es el encargado de organizarlo todo para que sea así. Por ejemplo, evitar problemas de idiomas, rellenar la documentación necesaria, contratar los servicios portuarios, incluyendo los estibadores para que estén listos cuando el buque esté preparado para la carga o descarga. El consignatario será una de las primeras personas que embarquen al llegar el buque, trayendo el correo, posiblemente moneda local, y recogerá una lista con las necesidades del buque y de la tripulación: combustible, lubricantes, piezas de recambio y provisiones frescas. Luego, cuando el buque zarpe, el consignatario será responsable de liquidar, por cuenta del armador, las facturas por los gastos en los que se haya incurrido durante la estancia del buque en puerto.

open close

Agente de carga

La complejidad de los servicios regulares es tan grande que los agentes han desarrollado su propio nicho especializado para atender las necesidades de este tipo de tráficos. Los agentes de carga hacen mucho más que supervisar la actividad en el muelle, existe un vínculo que se debe mantener entre los fabricantes de las mercancías a transportar y las líneas marítimas que las transportarán. El agente de carga “vende” los servicios de transporte que ofrece la línea marítima, procurando asimismo la satisfacción del usuario. Cada envío por línea regular tiene que llevar su documentación correcta, lo cual, en el caso de un gran portacontenedores, puede consistir en cientos de miles. Un agente de carga de línea regular prepara toda esa documentación o, actualmente, realiza los procesos electrónicos correspondientes, que identifican al propietario de las mercancías, la descripción y peso de éstas, describen detalladamente su destino y se aseguran de que se cumplen todos los requisitos legales. Toda esta información debe recibirse en el puerto de descarga con antelación a la llegada del buque. El cobro del flete también puede ser tarea del agente de carga. Los agentes de carga de línea regular pueden ser empleados de la propia naviera pero hay muchos que son compañías independientes que ofrecen servicios como agentes. A diferencia de los consignatarios, los agentes de línea no tienen necesariamente que estar basados en puertos, puesto que los puertos son sólo uno de muchos canales de las líneas regulares, que suelen contar con una red integrada, por mar y carretera o ferrocarril, desde el fabricante, hasta el usuario final.